abril 18, 2019

La caída del pelo

La caída de los pelos en las mascotas es algo que molesta bastante a los dueños de perros y gatos, es habitual escuchar frases como “Vengo a que le corten el pelo porque se le cae muchísimo” o “Nosotros elegimos un perro de pelo corto porque pensamos que se le caía menos el pelo. No es normal que se le caiga tanto pelo”. Pues bien, probablemente sí sea normal que se le caiga tanto el pelo, las razas de pelo corto renuevan el pelo igual que las de pelo largo, pero además el pelo corto se clava en alfombras y sofás y es más difícil de retirar y, a la tercera cuestión, “Vale, cortadle el pelo”, peor se le caerá igual, solo que más corto.

Lo importante, desde el punto de vista del veterinario es distinguir si esa caída es fisiológica o patológica, dentro de las causa naturales de caída de pelo está la renovación normal del pelo y el cambio de pelaje estacional, en verano se quitan el abrigo y se ponen algo más ligero y ahora se cambian también para protegerse del frío que viene. Este cambio de pelo no conlleva pérdida de condición del animal, ni otros síntomas asociados tales como picor, olor, o eczema. El pelo sí se pone triste y sin brillo mientras cambia y puede desprenderse a mechones pero no hay calvas ni alopecia parcial y no tiene consecuencias en el animal (aparte de aumentar el riesgo de obstrucción por bolas de pelo en el gato).

En cuanto a la caída de pelo patológica, es decir por enfermedad, puede deberse a:

• Por qué le pica, el animal se lo arranca, por rascado con las patas con la boca o frotándose contra paredes u objetos ¿y porqué le pica?,…, eso ya es otra cuestión.

• Por stress, una de las formas que tienen los animales de reaccionar ante situaciones estresantes o incomodas, por ejemplo cuando está siendo acosado por otro animal en la casa.

• Por una causa externa, piodermas, es decir, infecciones bacterianas, tiñas, parásitos, etc.

• Por causa interna, enfermedad endocrina como el hipotiroidismo, hiperestrogenismo o Cushing. Problemas del hígado o del riñón puede llevar a caídas de pelo.

• Cuando una enfermedad u otra situación, como la lactación de una camada muy numerosa acaba con las reservas del animal, en esos casos, los pelos son de los primeros que se resienten.

• Otras causas y cuando digo otras, digo ¡muchas otras!.

Vale, otra vez, con la misma canción, pero es que es verdad. “Doctor déme unas pastillas porque a mí Fufú se le cae el pelo”, fijaros las causas que hemos enumerado, todo puede provocar la caída del pelo, incluso, y casi siempre, es algo natural (pedimos demasiado al pobre veterinario).

La caída por causa natural es inevitable, debe de producirse, la única forma de evitarlo es optar por un gato o perro de los de sin pelo, el crestado chino o el esfinge en gatos, por ejemplo.

Para disminuir la cantidad de pelos esparcidos por la casa solo es útil:

• El baño prudente, en otro lugar hablaremos de esto, y el cepillado.

• Mantenerlo libre de parásitos, especialmente de pulgas para que se rasque menos.

• Que la piel esté más sana y para eso necesitamos que todo el animal esté sano.

Por el mismo motivo, mantenerlo bien alimentado ¡no gordo!, una buena alimentación consigue un pelo más sano y por tanto más fuerte. Un suplemento natural adecuado es el pescado azul, incluso podemos mejorarlo con aceite de oliva. “Pero ¿pueden comer pescado los perros?”. Pues naturalmente que sí.

RECENT POSTS